Hugo Sánchez Gudiño – La Hoguera de las vanidades