América Latina y el machismo en cifras

0
28

El pasado 8 de marzo, mujeres de todo el mundo cimbraron la tierra al salir a las calles para exigir sus derechos, la despenalización de los aborto, el freno a los feminicidios, y la igualdad de género, que son las principales demandas de los grupos feministas.

Sin embargo, América Latina continúa siendo una de las regiones en donde el machismo pone en peligro las garantías y derechos de las mujeres.

En cuanto a los números, según un estudio realizado en 2018 por la asociación civil Oxfam, el 56% de las mujeres de 20 a 25 años en América Latina aseguraron conocer a una fémina que ha sufrido violencia física o sexual.

La violencia feminicida muestra una de las cifras más alarmantes, pues tan solo en Latinoamérica durante 2018 se registraron 1831 feminicidios, o sea que una mujer es despojada de la vida cada cinco horas.

Al respecto de la seguridad de las mujeres, la forma en la que visten, salen a las calles, la asociación informa lo siguiente:

“Siete de cada diez hombres jóvenes de 15 a 19 años creen que una mujer decente no debe vestirse provocativamente ni andar hasta tarde en las calles; seis de cada diez mujeres de esas mismas edades tienen la misma creencia. Los países con datos más altos en cuanto a la creencia que culpa a las víctimas por su vestimenta (hombres de 15-19 años) son El Salvador (85%) y Guatemala (75%)”.

Por otro lado, afirma que 65% de los jóvenes de 19 a 15 años considera que 87% de las mujeres consideran que los hombres tienen mayor deseo sexual, mientras que 77% de los encuestados ve con buenos ojos que los hombres tengan relaciones sexuales con otras personas mientras que no aprueban esto en las mujeres.

En países como El Salvador, Colombia, Honduras y Guatemala los jóvenes consideran que las mujeres aguantan la violencia porque así lo quieren, además de que 61% de los jóvenes de 20 a 25 años en Bolivia creen que los hijos de las mujeres que salen a trabajar sufren de abandono.

América Latina como en zona de Guerra

América Latina es la zona, fuera de estado de Guerra en donde se reportan más asesinatos de mujeres, pues según la Organización de las Naciones Unidas para la mujeres (ONU mujeres) la zona es una de las más letales del mundo pues en 2017 murieron 2,559 víctimas de la violencia machista.

No obstante, la cifra anterior no refleja del todo la realidad, pues el organismo detalla que en México y en Colombia no está completamente homologado el delito de feminicidio, lo cual dificulta tener cifras certeras de los asesinatos impulsados por el machismo.

En México, durante 2017, ONU Mujeres reportó 1,002 asesinatos a mujeres, o sea casi 3 por día, pero solamente 144 se investigaron como homicidio impulsados por violencia de género.

En cuanto a la violencia doméstica en México, el Instituto Nacional de Estadística (INEGI) dio a conocer en 2018 que 3.3 millones de mujeres expresaron haber sufrido de “moretones o hinchazón, ardor o sangrado vaginal, desmayos, cortadas, quemaduras o pérdida de dientes, hemorragias o sangrado, hospitalización u operación, fracturas, aborto o parto prematuro, alguna enfermedad de transmisión sexual, incapacidad para mover alguna parte de su cuerpo, lesión a algún familiar, fallecimiento de algún integrante del hogar, intento de suicidio u otro daño físico similar”.

Las fronteras, espacios de violencia contra la mujer

Una de los espacios en donde la violencia contra las mujeres en América Latina se ubica de forma alarmante es en las fronteras de los países, en donde se tienden a disparar los femicidios, así lo explica en entrevista para DBT News, la Mtra. Gabriela Castellanos Abundis, Coordinadora de la Comisión Local de Equidad de Género de la FES Acatlán.

“Los límites fronterizos son precisamente los lugares que escapan de la justicia, y se asesina a las mujeres porque no pasa nada, existe todo un vacío de justicia en el cual, solamente “es una más”, eso es un muy importante en América Latina”, asevera.

La experta señala que una de las principales razón que impulsan estos asesinatos se deben a que el agresor mantuvo una relación sentimental con la víctima, información que coincide con los datos recabados por Oxfam.

“Otro de los temas muy latentes en América Latina es la violencia feminicida en donde el agresor tiene una relación sentimental, en el cual prefieren matarlas en vez que de puedan tener una relación con otras personas, (…) hay una vacío de justicia, hace muy poco se empezaron a nombrar los asesinatos de mujeres”.

La impunidad, no solamente es un fenómeno que se presenta en México a la hora de exigir justicia tras un feminicidio, pues destaca que, este factor está presente en toda América Latina y una de las principales razones recae sobre la falta de perspectiva de género en los programas de los diferentes gobiernos de la zona.

“Si nosotros no empezamos a mirar todo a partir de la perspectiva de género que nos brinda todas estas herramientas en las que visibilizar aquellas violencias que antes no habíamos tomado conciencia de ellas, no se puede hacer nada”.

Ante la inseguridad de las mujeres por el machismo, los gobiernos latinoamericanos en pocas ocasiones abren espacios de discusión para atender el problema, además de que cuando llegan a posibilitar, quienes opinan y contribuyen a las legislaciones con perspectiva de género son hombres, “los temas que son vistos con perspectiva de género siempre son vistos con poca prioridad”.

Finalmente, Castellanos Abundis subraya que hoy resulta imperante erradicar la “banalidad” en cuanto a la agenda política desde el feminismo, pues “a diferencia del machismo, el feminismo nunca ha asesinado a un hombre en pro de tener algo y el machismo mata a diario a miles de mujeres, el machismo es una construcción social que es aprendida estructuralmente que la reproducen hombres y mujeres”.

Con información de DW y el País

Ángel Molina

Comments are closed.